Caso Marilyn Bárbaro: por licencia del fiscal volvió a postergarse el juicio

Es uno de los casos más resonantes de la historia criminal obereña, pero transcurridos quince años y medio del hecho, la Justicia aún no se expidió. Ahora, cuando estaba todo dado para que el próximo jueves comience el juicio oral y público por el homicidio de María Elena “Marilyn” Bárbaro (54), el debate debió postergarse por licencia del fiscal Elías Bys.
Fuentes judiciales explicaron que el representante del ministerio fiscal fue intervenido quirúrgicamente y recién volvería a trabajar a partir del 5 de diciembre.
En consecuencia, por los tiempos y debates previstos, además de la cercanía de la feria judicial, parece poco probable que el juicio por el caso Bárbaro pueda concretarse en el transcurso de este año. 

Esta circunstancia se inscribe en una interminable sucesión de recursos, apelaciones y nulidades que marcaron un expediente que en principio tuvo cinco imputados, aunque sólo uno será juzgado.
Se trata de Oscar Schnimg (36), el único de todos los sospechosos que reconoció haber estado en la escena del crimen. Por ello ya estuvo privado de su libertad casi siete años en la Unidad Penal II de Oberá y aguarda el juicio en libertad.  

Otro inconveniente que se suscitó fue que los integrantes del Tribunal Penal Uno se declararon incompetentes, por lo que fue necesario conformar una terna con jueces del ámbito civil y laboral.
Por ello, el Tribunal designada para juzgar a Oscar Schnimg quedó integrado por los magistrados Jorge Erasmo Villalba, Ivonne Heppner y Mónica Drganc Fernández. 

Tampoco actuará la fiscal natural del Tribunal Penal Uno, Estela Salguero, lo que dio paso al subrogante Elías Bys, ahora en uso de licencia médica. De todas formas, Bys conoce en detalle al expediente ya que fue el primer fiscal de instrucción. 

Macabro crimenMarilyn Bárbaro fue asesinada en la noche del 17 de abril de 2004 en su domicilio ubicado en inmediaciones de las calles México y avenida Italia, a pocas cuadras del centro de Oberá.
A pesar de la parálisis que la aquejaba y su evidente indefensión, la masacraron a golpes y luego la enterraron en un pequeño depósito de la misma vivienda. La autopsia confirmó que aún respiraba cuando la sepultaron. 

Schnimg fue el primero en ser detenido, a los pocos días del hecho, después de haber sido visto conduciendo el auto de la víctima. Fue así que desde un primer momento nombró a sus cuatro presuntos cómplices: Matías Ortiz, hijo de la ex diputada Marlene Carvallo; Gabriel Piotroski, Patricio Do Santos y Daniel “Chaparro” Núñez, quienes también fueron apresados. 

Las evidencias eran tantas, que el entonces jefe de la Unidad Regional II de Policía, comisario Odilio Klipauka, comentó a los medios que el caso estaba virtualmente resuelto.  

Se estima que el móvil del homicidio habría sido el robo, ya que la víctima tenía dinero de la venta de pinos. De todas formas, él o los asesinos no hallaron el botín. Durante la instrucción, peritos de Gendarmería Nacional Argentina (GNA) encontraron cabellos de la víctima en el interior del Ford Escort que conducía Ortiz, prueba que luego fue impugnada por la defensa debido a un falla en la cadena de custodia. 

Argumentaron que se había violado una de las fajas de seguridad del coche que estaba en resguardo del Escuadrón 9 Oberá, lo que terminó favoreciendo al dueño del auto. 

Ya sin sustento científico, todo el peso de la acusación se apoyó en la figura de Schnimg, quien se incriminó al declarar que la noche del crimen hizo las veces de campana. 

Tal como consta en el expediente, el sábado 17 de abril del 2004 Marilyn recibió la visita de dos hermanas, las cuales se retiraron a las 19.45. Minutos después se desató el baño de sangre.
“Schnimg declaró que estaba en la puerta del sótano y vio cuando mi otra hermana se retiró, entonces le avisó a sus cómplices y entraron por el sótano. Él dice que se quedó de campana, pero entraron todos. Marilyn estaba en la sala y alanzó a gritar varias veces. Tiempo después algunos vecinos reconocieron que escucharon los gritos, pero nadie avisó a la Policía”, comentó años atrás Juana Bárbaro, hermana de la víctima, también ya fallecida.De todas formas, en enero del 2011, quien entonces era el único detenido por el brutal asesinato de Marilyn, fue liberado tras casi siete años de reclusión en la Unidad Penal II. 

Schnimg fue beneficiado con la excarcelación bajo caución juratoria. 

Antes, en octubre de 2008, la jueza Kunzmann de Gauchat había ordenado el sobreseimiento y la liberación de Ortiz, Piotroski, Do Santos y Núñez. Piotroski y Ortiz habían estado recluidos en una clínica privada; mientras que los otros procesados permanecieron en la penitenciaría local.A lo largo de estos años, la familia de la víctima -con Ticha Bárbaro al frente- denunció la injerencia del poder político y agotó los reclamos e instancias judiciales, al punto que recurrió sin suerte a la Corte Suprema de Justicia de la Nación. 

En 2011 el fiscal Elías Bys solicitó la suspensión del sobreseimiento de los acusados, cuestión que quedó estancada en la maraña del expediente judicial. Ante la consulta de este diario, el abogado Ramón Enriquez explicó que la acción de la querella se extinguió tras el fallecimiento de Juana Bárbaro, el 7 de julio del 2017, ya que ningún otro familiar tomó la posta del reclamo por Justicia. 

Claves del caso

Hecho:
Bárbaro, que padecía parálisis, fue masacrada a golpes y enterrada en un depósito de su casa el 17 de abril de 2004. La autopsia determinó que aún respiraba cuando la sepultaron. 

Causa:
Oscar Schnimg (36) será el único que se sentará en el banquillo de los acusados. En principio hubo cuatro imputados más, pero todos fueron sobreseídos en 2008. 

Debate:
En el debate no actuará la fiscal natural del Tribunal Penal Uno y es por eso que intervendrá Elías Bys, quien conoce el expediente al detalle por actuó durante la instrucción.

El Territorio.