Se reunió el Consejo Consultivo para activar la ley de emergencia alimentaria en Oberá

El municipio de Oberá recibió el primer desembolso de los fondos de la ley de emergencia alimentaria y se reunieron en el Consejo Consultivo para diagramar el trabajo entre la municipalidad y los diferentes merenderos. Son aproximadamente 50 comedores y asisten 1.500 chicos, pero quieren ampliar para abuelos, mujeres embarazadas y toda persona en estado de vulnerabilidad.
Es la primera reunión que participan los integrantes de diferentes agrupaciones de tareferos y de los merenderos de los barrios, junto Rafael Márquez Da Silva, Secretario de desarrollo humano de la municipalidad, Patricia Nittmann, Defensora del Pueblo e integrantes de Caritas y la Subsecretaria de agricultura familiar.

“Nosotros ya hemos hecho una propuesta sobre 3 ejes para ir trabajando, hoy ya lo planteamos en acciones y números concretos para activar la ley de emergencia, hoy la propusimos y consensuamos las formas de trabajo”, explicó el funcionario, agregando que en este primer desembolso recibieron 400 mil pesos para llevar adelante la acción en forma directa a los merenderos.

El registro que tiene el municipio es de 50 merenderos, algunos inactivos, es allí donde tienen que volver a controlar y ver qué pasa, se asiste entre 1.000 y 1.500 chicos, pero puede variar un poquito, porque es una población que va fluctuando.

La forma de rendición busca que los elementos lleguen al barrio, a la población y la entrega a cada responsable de los merenderos, la ley establece dos años y en 2021 tendría que finalizar, mientras que los fondos llegan de forma mensual.

No solamente debe pensarse en que el merendero es para los niños, “la idea es incluir a todos que tengan algún grado de vulnerabilidad y que no se quede en la idea que es solo para chicos, sino que se puede reforzar a los abuelos, mujeres embarazadas, para garantizar lo nutritivo”, manifestó Marquez Da Silva.

El Territorio.